martes, 22 de marzo de 2011

La Puerta del Pecado, No la abras

La Puerta del Pecado, No la abras

Génesis 4:7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

Al caer en una situación de un error en tu vida que quede descubierto y se haga visible tu falla,  todo sale a la luz publica.


Aceptamos que hemos fallado, pedimos disculpa, perdón por lo ocurrido, prometemos no volver a caer en ese error.

Las personas esperan de nosotros que nuestras palabras de arrepentimiento estén seguidas de un comportamiento que corrobore lo que hemos dicho, nuestro compromiso de cambio.

La puerta de ese mal ha sido cerrada, y de aquí en adelante “debería” venir tiempos nuevos.

Pues tenemos la oportunidad de que hemos sido perdonados por Dios y la(s) persona(s) que hemos ofendido.

Si pudiésemos entender que es una oportunidad que se nos ofrece, pues esa falla que tuvimos y que fue expuesta públicamente, ha quedado atrás y nadie espera que volvamos a caer en lo mismo.

Pero cuidado, aunque se enjaule a un león, no significa que dejara de ser león, rugirá con mayor fuerza, y si logra salir desenfrenadamente desbocará toda su furia contra ti.

Cuidado, no abras nuevamente esa puerta, NI SIQUIERA TE ASOMES PARA VER SI ESTÁ DORMIDO ESE LEÓN.

Este es un error que cometemos, pensamos que porque se nos perdonó, ya todos han olvidado de buenas a primero lo sucedido. Nos olvidamos de dar frutos de arrepentimiento, pues, públicamente hemos decidido cambiar, pero ¿que de la decisión interna, la convicción de pecado? NO TE ENGAÑES.

De tanto asomarte para ver si está dormido ese león, o sea, de jugar al gato y al ratón, porque piensas que los demás están seguros que tu no caerás en ese error o pecado cometido, piensas que puedes seguir acariciando supuestamente a escondidas ese mal, y nadie te juzgara, porque ya nadie sabe lo que pasa.

CUIDADO, NO TE ENGAÑES, NO ABRAS NUEVAMENTE LA PUERTA.

Porque puede ser que esta vez ya no haya más oportunidad para ti, puede ser de tu Pastor(a), de tu hijo(a), de tu esposa(o), de algún pariente, de un amigo(a), o lo más grave del asunto caigas en las garras de Satanás, y seas nuevamente puesto públicamente en vergüenza, entonces volverás a pedir perdón, y volverás a prometer que esta vez si YA no vas a fallar, y que pena darás, porque nadie te creerá, porque crees que se te debe perdonar todas las veces que tu decidas fallar.

Sabes, mejor  no abras nuevamente esa PUERTA, las consecuencias esta vez pueden ser fatales.
Es importante dejar el pecado, pero también debemos cerrar toda “puerta” al mismo.  Cuando Dios nos ha dado la libertad de alguna “atadura” a cierto pecado que había en nuestra vida, lo que debemos hacer para no volver a caer en ese pecado, es CORTAR de forma DEFINITIVA toda asociación con las personas o cosas que nos lleven a caer en ese pecado.

No te pongas suave ante el pecado, ni sientas lastima por aquella persona con que pecaste, pensaras ahí pobrecito(a) de el (ella) o ese grupo de amigo(a)s. No seas tierno con el pecado, CORTA, CORTA, ARRANCA, APÁRTATE DEFINITIVAMENTE, busca ayuda con personas que tengan buena reputación, no solo buena reputación ante ti, sino ante Dios y la sociedad, pero no busques ayuda para que vean que quieres cambiar, BASTA DE APARENTAR. DECÍDETE A CAMBIAR EL CORAZÓN, TUS CONVICCIONES, PARA ESO ESTÁ DIOS. EL TE PUEDE CAMBIAR, PERO DECÍDETE Y DECÍDETE AHORA.

1 Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

SUGERENCIAS

·    Pedir al Espíritu que te muestre si le estas dando lugar al pecado en tu vida
·    Pedir al Señor te ayude a ser radical con el pecado.

http://naciparavencer.blogspot.com/
Publicar un comentario

Tweets CRISTIANOS - Síguenos en Twitter

Los mas leidos

Páginas vistas en total