miércoles, 14 de septiembre de 2016

Dios suma y Multiplica

Lo que Satanás me ofrece parece agradable y necesario, lo presenta como una necesidad una satisfacción, pero en realidad lo que me ofrece no es lo que realmente quiero. Él me ofrece el mal que no quiero hacer.

Lo que él me ofrece no lo necesito, me hace daño. Es más, realmente Satanás no me ofrece nada, pues nada tiene que ofrecer, lo que realmente hace (cuando abro los ojos y miro la verdad) es sacar, robar, vaciarme, dejarme sin nada.

Aparentmente Satanás me ofrece, pero es mentira, me quita. Pero que me quita: lo que Dios ha puesto en mí, el amor, la paz, la santidad, la verdad, la justicia, y lo principal, lo que quiere Satanás es quitar mi adoración al Dios eterno y dársela a él. M.Q.E.

http://yolitas.blogspot.com/

miércoles, 8 de junio de 2016

Espiritu de poder, amor y dominio propio

2 Timoteo 1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Aplico este versículo a la relación matrimonial y familiar. Hablas con tu esposa temas en los que cada uno tiene puntos de vista y opiniones diferentes, pero a pesar de eso ninguno grita ni agrede al otro o cuando puedes hablar con tus hijos sin necesidad de gritarles u ofenderles. Allí es cuando sabes que Dios está haciendo la obra en ti.


Habla con poder, amor y dominio propio.


Sé integro

Tweets CRISTIANOS - Síguenos en Twitter

Los mas leidos

Páginas vistas en total